La función respiratoria la evaluará un evaluador cualificado y colegiado de cada centro. Normalmente se encarga un terapeuta o un fisioterapeuta respiratorio. Los pacientes que participen recibirán instrucciones sobre el uso del espirómetro del centro y del dispositivo portátil nmd-1.

Los pacientes recibirán las instrucciones necesarias para utilizar el dispositivo nmd-1,  que supervisa la función respiratoria en el domicilio, una vez a la semana para obtener más puntos de datos para evaluar el empeoramiento de la función respiratoria.

En cada visita, el evaluador descargará los datos recogidos en el dispositivo doméstico.  También se les pedirá a los niños que repitan la prueba de la función respiratoria con el dispositivo doméstico durante cada visita del estudio.

Las mediciones de la función respiratoria incluyen lo siguiente:

  • 1

    Capacidad vital forzada

    La cantidad total de aire que soplan en una respiración a fuerza completa después de una inspiración máxima
  • 2

    Flujo espiratorio máximo

    El pico de la prueba de flujo espiratorio mide la rapidez con la que una persona puede exhalar
  • 3

    Volumen Expiratorio Forzado en 1 segundo

    La cantidad de aire que puedes soplar en un segundo
  • 4

    Flujo tusígeno máximo

    La velocidad del aire que sale de los pulmones después de una maniobra de tos
  • 5

    Se realizará la medición de la saturación de oxígeno en sangre con un pulsioxímetro

    El oxígeno es transportado en la sangre unida a las moléculas de hemoglobina. La saturación de oxígeno es una medida de la cantidad de oxígeno que la sangre lleva como un porcentaje del máximo que podría llevar
  • 6

    Se medirá el nivel de CO2 espiratorio final con capnografía

    Concentración máxima de dióxido de carbono (CO2) al final de una respiración exhalada

En todas las evaluaciones respiratorias se utilizará el valor más alto de un mínimo de tres y hasta un máximo de cinco maniobras consecutivas.